Una Inquietante Presencia [Libre]

Ir abajo

Una Inquietante Presencia [Libre]

Mensaje por Chelsea Vulturi el Dom Ago 23, 2009 8:24 pm

“Sólo ve...”

Que frustrante. Los días pasan y pasan y aunque siempre tan eternos como los de cualquier vampiro estos se hacían aún más insoportablemente largos. Nada interesante sucedía. Solamente ordenes y más ordenes absurdas. Las palabras de Aro seguían su regularidad, frías y duras, pero aún así no me molestaban. La costumbre se apodera de mí, por lo que cada vez se hace más eterna mi falta de sentimientos. Solo sigo ordenes... no me interesa... ese no es mi problema. Pero ¿Dónde está la complicación entonces? ¿Qué es lo que hace que mi vida se haga más lenta y sin sentido? La monotonía. Así es... la fría y dura monotonía, al igual que las palabras de Aro. Simplemente la falta de acción, diversión, cualquier cosa que me saque de esta rutina aburrida.

Como otro día más me hallo en busca de algo que, seguramente como cualquier día, no encontraré. Una persona... y peor aún, un humano. Que frustrante. Que sentido le ve. Yo siempre le dije “No le veo sentido...y si tantas dudas tienes, sólo conviértelo y así tota duda se irá.” Pero no. Típico de él, de quien todo el tiempo sabe lo que debe hacer, y lo que sucederá.

“Sólo ve... y haz lo de siempre.”

Y aquí estoy. En el aeropuerto de Seattle. Esperando que aquel repugnante humano aparezca. Aunque me encuentro apartada de los restantes seres, sus aromas impregnables rodean mis sentidos. -Te maldigo- susurré con dolor. Las odiaba. Esas malditas órdenes que debía cumplir. Ya que me encontraba aquí, ¿Por qué no podía probar bocado? Cual era el inconveniente que tenía él hacia mí...no lo sabía. Pero me molestaba.

Yo me encontraba en un sector poco iluminado, un pasillo que al parecer no iba a ninguna parte. Un tramo perfecto en el que aparentemente rara vez pasa alguien. Estaba exactamente en el mismo lugar que semana tras semana esperaba. Y en el cual nada pasaba.

Sentí unos pasos a gran velocidad de la humana, claro. Y tomé mi capucha, la coloqué sobre mi cabeza y dí un paso atrás para que la oscuridad me cubra. Un hombre pasó corriendo con una valija y arrastrando a un niño que lloraba. Que bichos más odiosos. El pequeño dejó caer lo que parecía ser un juguete. Y el hombre apurado lo soltó y le dijo que lo levantara y se apurara...ahí fue cuando se alejó. La criaturita, que al igual que un cordero al momento de ser carneado, lloriqueaba, se acercó un poco más a mi para llegar al juguete. Y aunque no podía verme no se acercó lo suficiente para tomarlo sino que se plantó frente a mí. Aro se había asegurado de que yo me alimentara antes de venir. Pero... no era exactamente hambre lo que tenía. Sino que era la necesidad. Esa necesidad de divertirme, de dejar atrás los hábitos de la costumbre... y más aún eran las ganas de jugar con un pequeño postre...

¿Quién lamentaría a un cordero que gemía? Yo no. Esa fue la única pregunta y respuesta que necesité para actuar. Muy lentamente dí un paso adelante, lo suficiente para que el niño no me viera pero quedara lo más cerca posible, entre las sombras y la tenue luz que lo iluminaba a él. No podía acercarme más... ya que podría poner en riesgo el ser vista. Por lo que acto segundo me agaché, para quedar a la altura del niño.

-Pequeño, acérca...te...- dije en un susurro que salió demasiado tétrico para mis fines. Pero fue una frase no terminada, ya que en ese momento hubo una interrupción de muy mal gusto. Alguien apareció en el pasillo y llamó al pequeño, pero no era el mismo hombre de antes. Sino que esta persona era un vampiro...





[Libre para cualquiera que se adecue al personaje, y se anime a enfrentarse a mí]
avatar
Chelsea Vulturi
Vulturi
Vulturi

Cantidad de envíos : 29
Puntos : 35
Reputación : 0

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.